30 de julio de 2020

UN MILLON DE CHACRAS PARA OTRO MODELO PRODUCTIVO

La posibilidad de un acuerdo entre los gobiernos de Argentina y China para la producción de porcinos en nuestro país con destino al gigante asiático, ha despertado un gran debate en el ámbito productivo de la cría del cerdo.

En el programa «Mediodías con la RAC», que se emite por Radio Arraigo de la Corriente Clasista y Combativa, el productor porcino y dirigente de la Federación Agraria Argentina, Javier Paillole, se refirió al tema y aseguró que los productores «estamos en contra de la producción China de porcinos en la Argentina, y a su vez estamos a favor de multiplicar la producción de carne porcina, y a favor de la exportación de los mismos a China o a cualquier otro país que lo demande».

Más adelante se refirió al sistema de producción porcina que recien en 2019 dio números importantes. «Nosotros tenemos un modelo de producción muy reducido. Producimos poco, recién en 2019 logramos auto abastecer el mercado interno (1 millón de toneladas). Antes importabamos cerdo de Brasil, Dinamarca y la Comunidad Europea».

El acuerdo contempla inversiones hasta por US$ 3.500 millones, con capitales chinos y busca un objetivo de construir 25 granjas y frigoríficos en Argentina para la cría de cerdos.

Quien también está entusiasmado con el acuerdo es el embajador argentino en China, Luis María Kreckler, quien lo definió como «crucial» para que la Argentina aumente el valor agregado a sus exportaciones.

Sobre este tema Paillole fue tajante: «lo principal que consume el cerdo es 80% de maíz y 20% de soja. De esto tenemos de sobra. Tenemos materia prima para engordar toneladas de cerdo». «Somos el país con mejores condiciones en el mundo para la producción porcina. Producir un kilo de cerdo en nuestro país sale 0.70 centavos de dolar; en la Comunidad Económica Europea que es la mayor exportadora del planeta, sale 1.50 dolar por kilo y en China 2.40 dolar.

El modelo productivo imperante y el modelo que necesitamos: 1.000.000 de chacras

«Nosotros tenemos una necesidad no solo como sector que produce, tenemos también la necesidad de país, de desarrollar el interior productivo».

Paillole en diálogo con el periodista Emilio González Larrea de «Mediodías con la RAC», hizo hincapié en el tema del desarrollo desigual de la Argentina. «En La Matanza está el tema de la gran concentración de seres humanos, que es el mismo problema del Gran Rosario o el Gran Córdoba. Son argentinos que vienen del interior del país, que vienen del campo y no han tenido oportunidades en sus lugares de origen. Son expulsados y van al Gran Buenos Aires». «Hoy no tenemos el problema del confinamiento de los cerdos, sino el confinamiento de los seres humanos. El 93% de la población vive en los centros urbanos».

«Nosotros proponemos un millón de chacras para que se crie el chancho, se crie el pollo y demás», puntualizó Paillole. «No queremos un modelo concentrado como el que nos están proponiendo, en donde van a venir los chinos y se van a llevar nuestro maíz, nuestra soja y nuestros chanchos«.

Plata para la producción o para la Timba al estilo Vicentin

Como todo proyecto a «vender», este acuerdo productivo comercial con China, contaría con una «inversion» de 3500 millones de dólares. Además de la creación de chacras y frigoríficos. Es una suma de dinero importante.

«La respuesta que te dan inmediatamente es que no hay plata. Si no lo hacen los chinos no lo hace nadie» afirmó Paillole, pero inmediatamente retrucó: «más que plata lo que hace falta es decisión política. Plata hay».

Sobre este tema siguió Paillole y recordó que «cuando se aumentó la retención a la soja, se estableció que esa parte del aumento era para darle incentivo al valor agregado que se le iba a dar a la produccion primaria. Esto ya está legislado, no hace falta una ley nueva ni nada. Con los fondos que se obtienen del aumento a la retención habría para fomentar este tipo de producción, después de esto necesitaríamos créditos blandos del Banco Nación o de un Fideicomiso que se genere para fomentar este tipo de producción».

El objetivo de este negocio solo piensa en las ganancias de una sola parte

«Hace poco hablábamos del tema Vicentín. A esta empresa le dieron 18.000 millones de pesos sin ningún tipo de aval ni garantía y se fugaron toda la plata a los paraísos fiscales. ¿Cómo no va a haber 10.000 millones de pesos para la producciín porcina con todo el significado que tendría para el desarrollo productivo?», concluyó el dirigente agrario.

La propuesta de los chinos es la de «aumentar» nuestra producción de 1.000.000 de toneladas al doble en esta primera etapa, para luego llegar a los 9 millones de toneladas. Propuesta ambiciosa pero que no nos deja nada a nosotros, pues ponen la plata y se llevan todo y la tierra y los frigoríficos serían de propiedad china.

China tiene un consumo promedio de 55 millones de toneladas de cerdo. Este año, con la crisis, este consumo bajó a 33 millónes de toneladas. Es decir que el desfasaje de 12 millones lo vendrían a cubrir con esos 9 millones de toneladas que piensan obtener de las tierras Argentinas.

Paillole sostuvo que «esta es una inmejorable oportunidad para vender carne porcina».

No es lo mismo 25 chacras y frigoríficos chinos para producir cerdos para uso exclucivo de, la potencia imperialista, que el 1.000.000 de chacras que propone Paillole.

«Tenemos que discutir el modelo productivo en el país. No puede ser que por cada dolar que ponen desde afuera sea para llevarse 3 dólares a sus países. Pasa con las mineras, pasa con los bancos, pasa con el litio, pasa con los agro negocios acá en el puerto de Rosario, concluyó el productor y dirigente de la Federaciuón Agraria Argentina.