15 de junio de 2021

PARA PRESENCIALIDAD EN LAS ESCUELAS, GARANTIZAR CONDICIONES EN LA PANDEMIA

La agrupación de la CCC de docentes Ana Sosa, adhiere y participa de la declaración de la Azul y Blanca de la Pcia de Bs As.

Desde la Agrupación Azul y Blanca hemos sostenido durante toda la pandemia que la presencialidad es fundamental para el desarrollo de una educación de calidad, teniendo en cuenta ante todo las necesidades del alumnado, principalmente de los hogares más castigados por el agravamiento de la crisis social, económica y sanitaria tras cuatro años del desmadre provocado por la política del macrismo.

No obstante, si bien se ha producido una leve baja de casos en la provincia y en el AMBA y mejoró el ritmo de vacunación, los indicadores epidemiológicos que determinaron la suspensión temporal de la presencialidad no han variado sustancialmente, con mayor peligrosidad en algunos distritos del conurbano.

Rechazamos esta decisión apresurada, en el marco epidemiológico actual, que puede tener graves consecuencias sobre la salud de las comunidades educativas.

Reiteramos la necesidad impostergable, para garantizar presencialidad segura, de que se complete con urgencia la vacunación de todo el personal docente y auxiliar, así como de los sectores al frente de comedores populares barriales que están, junto a los trabajadores de la salud, en la primera línea de lucha contra la pandemia. En este contexto no puede haber millones de vacunas sin aplicar mientras el pueblo las está esperando.

No se han cumplido además los protocolos sanitarios de higiene, distanciamiento o ventilación en los transportes públicos  que buena parte de las y los  docentes y familias debemos utilizar en un marco de presencialidad.

Nos sumamos a todos los sectores que promueven el aporte del estado para la elaboración de una vacuna nacional que libere al pueblo argentino de la dependencia sanitaria.

El hambre, junto a la pandemia, causa estragos en las familias de nuestras comunidades educativas, En un escenario de mejoras aún insuficientes, reclamamos la universalidad del Servicio Alimentario Escolar con el valor nutricional necesario y la apertura de los comedores escolares en el contexto de presencialidad segura.

No se ha cumplido con el compromiso de GARANTIZAR CONECTIVIDAD al alumnado. El gobierno provincial no ha hecho los esfuerzos necesarios, sobre todo frente a la situación de  las y los más vulnerados, que quedaron afuera en 2020 y que hoy siguen sin contar con los medios de conexión. Tampoco se dió respuesta a asistir al problema creciente de la desconexión; ningún apoyo para conectividad  de la docencia, que sigue aportando enormes y desgastantes esfuerzos laborales y económicos.

Reiteramos el reclamo de cobertura, a través de actos públicos de designación más ágiles y transparentes, de todos los cargos docentes y auxiliares, las suplencias de los docentes dispensados y nombramiento de parejas pedagógicas imprescindibles para atender a todo el alumnado en el esquema de dualidad virtual-presencial.

La nueva ola del Covid-19 agrava la crisis social y económica. La inflación que proyectó el gobierno en el presupuesto, del 29%, fue demolida por la realidad. La inflación de los últimos 12 meses es del 46%.

Hay un 42% de pobreza en el país y 51% en el Conurbano Bonaerense, del cual el 63% tiene menos de 14 años, nuestros alumnos y alumnas. El acuerdo salarial firmado por el Frente de Unidad Docente Bonaerense ha quedado totalmente superado. Se debe reabrir la Paritaria Salarial para superar esta pérdida, avanzando hacia un salario más cercano a la canasta básica total, incluyendo además una cláusula de ajuste automático por inflación.

Los fondos para enfrentar la pandemia deben provenir de la suspensión del pago de la deuda externa y de completar el pago del Impuesto a las Grandes Fortunas.

El SUTEBA y el FUDB deben encabezar con firmeza estos reclamos. La Agrupación Azul y Blanca reitera su decisión inquebrantable de  luchar organizadamente por la unidad necesaria para enfrentar la pandemia, reuniendo en comités de crisis a las organizaciones sindicales, sociales, barriales y políticas y fundamentalmente a las comunidades populares, en cada distrito, región, barrio y escuela para garantizar el protagonismo popular.

Seguir la lucha contra la pandemia, por la vacunación de todo el pueblo.

Presencialidad segura, acorde con la situación epidemiológica y con los recursos necesarios para sustentarla.

Enfrentar el ajuste inflacionario. Que paguen la crisis los que saquearon al país.