18 de junio de 2024

Este 24 de Marzo, se cumple un nuevo aniversario del golpe de estado. Se cumple un nuevo aniversario del secuestro y desaparición de Rene Salamanca. El gran dirigente del SMATA Córdoba. El gran dirigente del clasismo revolucionario: tenía 36 años.

Vino al mundo en el día de la patria. Rene Rufino Salamanca nació en Saturnino María Laspiur, un pueblo campesino cercano a Las Varillas, Córdoba,  el 9 de julio de 1940.

Su padre que era peón rural, luego fue a trabajar en una estación de servicio de Carcarañá, y murió en Buenos Aires en 1943. Por este motivo junto a su madre y dos hermanos, se establecen definitivamente en Las Varillas. Rene hace la primaria, incursiona en el secundario, y en la escuela industrial de San Francisco se recibe de tornero mecánico.

A los 17 años entró en el taller Alto Alberdi donde, según sus propias palabras, se «pudría haciendo piecitas«. Después pasó un año empleado en la firma Stabio, donde comenzó de a poco a adquirir conciencia como laburante.


En la rectificadora Stabio René comenzó a dar sus primeros pasos en el mundo laboral

A los 18 años se casa con Olga Cortez, la querida «Chola», con quien tuvo dos hijos, José y Paola. Vivían en una casita precaria, en el mismo terreno que la de su suegra, que se las había prestado. Hasta 1969 trabajó como obrero metalúrgico en la ciudad de Córdoba, afiliándose y teniendo actividad en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

Consigue trabajo en la fundición MIRA, que poco después quiebra y lo deja en la calle junto a otros 60 compañeros. Un par de amigos que había hecho en la fundición se instalan por su cuenta y Salamanca entra a trabajar en su pequeña empresa como tornero matricero.

Ya para esa época en la década del ’60, Córdoba se transforma en el corazón de la industria automotriz, particularmente luego de la instalación de las tres plantas de la italiana Fiat (Concord, Materfer y Grandes motores Diesel) y de la norteamericana Kaiser (IKA), que más tarde se fusionaría con la francesa Renault. Sólo la planta de IKA-Renault, instalada en el barrio Santa Isabel, concentraba a más de 3 mil obreros.

Salamanca es elegido delegado por sus compañeros de fábrica, pero la directiva lo desconoce. Con trabajadores de la fábrica Dinfia y metalúrgicos formaron la agrupación Felipe Vallese. “Era una corriente peronista de izquierda”, de la cuál René era su principal referente. En 1968 se afilió al PCR y en el año 1969 ingresó a la fábrica IKA-Renault.


EL CORDOBAZO


En Córdoba la dictadura arrasa con los convenios colectivos de trabajo y el sábado inglés. La bronca de los obreros cordobeses es incontenible, reforzada por la traición de la CGT de Vandor y la dirección del SMATA.

Las masivas asambleas de mayo protagonizadas por los cuerpos de delegados con mandatos de sus secciones sobrepasan a estas direcciones obligando a la CGT Cordobesa a convocar a un paro activo para el 29 de mayo

Las rebeliones en las distintas provincias argentinas contra las políticas de Onganía y los asesinatos de Juan José Cabral en Corrientes, Rodolfo Bello y Luis Blanco en Rosario, hacen que el país se convulsione.

El 29 de Mayo de 1969, desde las 10 de la mañana, decenas de miles de obreros, estudiantes y otros sectores populares cordobeses confluyen sobre la ciudad.

Salamanca y sus compañeros metalúrgicos marchan junto a los obreros de FIAT. Las columnas son fuertemente reprimidas y es asesinado el obrero mecánico Máximo Mena. quien integraba la columna de la planta de Santa Isabel de la empresa IKA. El odio de todos los manifestantes se tornó incontenible.



Con la policía desbordada y derrotada se inicia el Cordobazo. Se enciende el odio del polvorín popular. Es entonces que el ejército se hace cargo de la represión. Ya nada será igual en la Argentina.

SALAMANCA Y SU QUERIDO SMATA CÓRDOBA

En 1970 Salamanca ingresa a la sección Forja de la planta Santa Isabel de IKA Renault. Al poco tiempo es elegido delegado por sus compañeros de la sección. Ese mismo año los obreros mecánicos cordobeses protagonizan una huelga larga de más de un mes. Elpidio Torres, secretario del SMATA Córdoba, traiciona esa huelga provocando el enorme repudio de los trabajadores.

En esas condiciones Salamanca a la cabeza de la Agrupacion 1º de Mayo, impulsa el agrupamientos de decenas de delegados que se oponen a la direcciòn traidora. Así se constituye el Movimiento de Recuperación Sindical que se presenta en las elecciones del gremio como Lista Marrón.

Con un programa centrado en la lucha por los reclamos obreros, y contra la dictadura de Lanusse, practicando a fondo la línea de democracia sindical a traves de los cuerpos de delegados y comisiones internas.


Salamanca es elegido en asamblea del movimiento como candidato a secretario general del gremio.

El 28 de abril de 1972 triunfa la Lista Marrón con 3089 votos contra 2800 de la lista de Torres. Salamanca y el clasisimo pasan a dirigir el sindicato regional mas grande del país.

Esta fue la recuperación del sindicato por un frente único en el que tuvieron una participación destacada obreros clasistas revolucionarios junto a obreros peronistas, radicales y de otras corrientes.

Comienza a generarse un nuevo estilo de trabajo sindical, con el impulso de la elección de delegados en todas las secciones. Se conforman cuerpos de delegados y Comisiones Internas. Las asambleas de cuerpos de delegados pasan a ser el órgano máximo de decisión del gremio.

Se impulsa a que todos los dirigentes roten en la producción y cobren el mismo sueldo que tienen en la línea para evitar la burocratización y estar en permanente contacto con sus compañeros mecánicos.


El SMATA resiste a la política hambreadora de la dictadura. Salamanca se incorpora a la CGT Cordobesa, alineada a la CGT de los Argentnos, como Secretario Gremial, junto a Atilio López de UTA y Agustín Tosco de Luz y Fuerza.

Es en este proceso de luchas de la democracia síndical grande del SMATA Cordoba, de grandes debates políticos, es que el movimiento obrero recupera junto a otros logros el sábado inglés.

Rene Salamanca impulsó la línea de que los sindicatos debían transformarse en herramientas aptas no sólo para la lucha gremial sino también para el combate político y revolucionario de la clase obrera.

LA MUERTE DE PERÓN Y LOS APRESTOS GOLPISTAS

Durante el gobierno peronista, Salamanca estuvo al frente de importantísimas luchas de los mecánicos cordobeses y denunció valientemente el golpe de Estado, que se comenzó a precipitar luego de la muerte del general Perón en julio de 1974.

En abril de 1974 hay nuevas elecciones en el SMATA Córdoba y la Lista Marrón gana nuevamente las elecciones encabezada por Rene Salamanca y Roque Romero como Secretario Adjunto. Nuevamente triunfa la unidad de los trabajadores ante el intento divisionista de Elpidio Torre.

Desde el SMATA Nacional comienzan maniobras para evitar que asuman los compañeros electos. Si bien lo impiden en un comienzo va impidiendo, a mediados de año los jerarcas nacionales del SMATA encabezados por el traidor José Rodríguez, expulsan a la Comisión Directiva del Gremio encabezada por Rene Salamanca, y amparados por la justicia y la Policía, desalojan la sede gremial echando a los mecánicos y desatando una feroz represión. Esto ocurrió el 8 de agosto de 1974, a poco más de 30 días de la muerte de Perón.

Pocos días después, el 16 de setiembre es secuestrado y asesinado el dirigente de Luz y Fuerza Atilio López, quien en ese momento era el vicegobernador de la provincia de Córdoba.

La seccional Córdoba del SMATA es intervenida, pero los obreros mecánicos persisten en su actividad gremial funcionando en el Sindicato de Luz y Fuerza. Rene Salamanca junto a otros dirigentes clasistas tienen orden de captura. En una provocación en el Sindicato de Luz y Fuerza, es detenido Roque Romero entre otros dirigentes.

Rene pasa a la clandestinidad. La forma de comunicarse con sus compañeros mecánicos es a través de cartas. Llamó a defender al gobierno constitucional de Isabel Perón. Esta denuncia y su firmeza de clase le ganaron el odio de los jerarcas sindicales.

«YO YA ESTOY DEFINIDO: YO ESTOY CONTRA TODO GOLPE DE ESTADO, VENGA DE DONDE VENGA»

En diciembre de 1974 Rene se dirige a todos sus compañeros mecánicos a traves de la «Carta Abierta a los compañeros trabajadores». Es un llamamiento de Rene a los mecanicos a unirse contra el golpe «venga de donde venga».

Habrá otras dos cartas de Salamanca: Tareas de la clase obrera para frenar el golpe y profundizar la liberación del año 1975 y la última, de 1976, poco antes del golpe de Estado: A los compañeros Mecánicos.

A pesar de la persecución a que lo sometía la justicia y el SMATA bajo el mando del traidor Jesús Rodríguez, Rene siempre se las ingenió para estar con sus compañeros. Incluso son conocidas sus anécdotas de entrar disfrazado a la fábrica para seguir en contacto con sus queridos compañeros mecánicos.

Rene junto a su entrañable compañera Olga y su pequeña hija Paola

El 22 de marzo de 1976 con Salamanca en la clandestinidad se aprueba en la asamblea de la Planta Santa Isabel de Ika Renault, a propuesta de la 1º de Mayo, la lucha contra todo golpe de estado. El mismo 24 los obreros de Santa Isabel abandonan la plata contra el Golpe de Estado y podemos afirmar que en esa medida, sus compañeros realizaban la primera medida de lucha obrera contra la dictadura, iniciando un camino de resistencia.

A las 2.45 de la madrugada un helicóptero se lleva detenida a Isabel Perón. Casi a la misma hora de ese 24 de marzo es secuestrado Rene en su domicilio de la calle Leonardo Da Vinci nº 979 del Barrio Sarmiento de Córdoba.

Rene peleó por una sociedad sin explotadores ni explotados, por eso la dictadura tuvo entre sus principales objetivos hacerlo desaparecer.

Rene junto a sus compañeros del clasisimo revolucionario, había logrado llevar adelante una de las experiencia obreras más importantes en la historia del movimiento obrero argentino.

EN EL CORAZÓN DE TODOS

Otto Vargas, secretario general del Partido Comunista Revolucionario desde su fundación hasta su fallecimiento en 2019, trazó una semblanza de Rene en su libro «¿Ha muerto el comunismo?«

Dice Otto: “Nunca conocí a un obrero con las características de Salamanca, con un conocimiento tan profundo, tan de abajo, del movimiento obrero cordobés. Era un compañero que cuando hablaba, y como producto de su experiencia, hacía siempre una caracterización del movimiento obrero
desde las entrañas del mismo y desde allí iba a la caracterización de los dirigentes
.

“Otra característica de René era su humildad, una humildad profunda de
vida. La prensa registró en su momento las condiciones en las que vivían él y su familia, que eran extremadamente modestas… Fue él quien implantó
en el sindicalismo argentino algo desconocido hasta ese entonces, que fue lo de seguir ganando como dirigente sindical lo mismo que ganaba como obrero en la fábrica
, y combinar el trabajo de dirección con el retorno periódico a la producción.

“El otro rasgo que deseo destacar, verdaderamente notable, era su capacidad para conocer el estado de ánimo del conjunto de la masa. René
llegó a tener un conocimiento profundo de Santa Isabel y de las empresas del Smata Córdoba, siendo muy cuidadoso siempre de no atribuir a la masa las ideas de un representante o de un grupo. Tenía en cuenta que sólo en ocasiones de auge revolucionario, cuando la lucha de clases polariza el combate y se abren dos trincheras, la masa se ubica en forma total en
una de esas trincheras. Esto se da en muy escasas ocasiones en la historia.
Después la masa reconoce la existencia de innumerables afluentes, de acuerdo a la extracción de los obreros, a sus lugares de origen, su experiencia profesional, el tipo de tarea que realizan, las características personales, etc.

Se podría hablar mucho más de Salamanca, pero se podría resumir así:
‘Un verdadero dirigente proletario”, en el amplio sentido de la palabra; uno de los mejores hijos que ha dado la clase obrera argentina desde el siglo pasado’”.

Otra de las cuestiones que aborda Otto Vargas, es respecto a que Salamanca estaba tan identificado con el PCR que era (y lo sigue siendo) muy dificil para las fuerzas prosoviéticas hablar de él.

Otto Vargas cuenta en «¿Ha muerto el comunismo?» que Rene le tenía una aversión muy grande al foquismo. Salamanca tenía esa aversión porque rechazaba todo lo que implicase un menosprecio del rol revolucionario de la clase obrera.

Junto a Gody Alvarez, Salamanca tenía una confianza tan enorme, infinita se podría decir, de las capacidades revolucionarias de la clase obrera, señala Otto.

Junto a Salamanca jugó un papel excepcional en este proceso César Gody
Álvarez, secretario del regional Córdoba del PCR y miembro del Comité Central, secuestrado por la dictadura un mes después que Rene, el 24 de abril de 1976.



Luego de su secuestro se sabe que Rene es llevado al centro de detención La Perla. Allí se logra establecer a partir de testimonios de sobrevivientes que permaneció no más de 30 días. Luego fue sacado en camiones a los que los torturadores y asesinos de La Perla, los llamaban los «Menéndez Benz» en clara alusión al genocida Luciano Benjamín Menéndez jefe del III Cuerpo de Ejército.

.Su compañera Olga, hasta sus últimos días en 2011, siguió bregando y peleando por Rene, junto a sus hijos José y Paola Renée.

A 45 años de su secuestro y desaparición seguimos levantando las banderas de Rene Salamanca. Obrero clasista y un comunista revolucionario