2 de julio de 2022

MULTITUDINARIA JORNADA NACIONAL PARA QUE LA INFLACIÓN Y LA CRISIS NO LA SIGA PAGANDO EL PUEBLO.

Este martes 24 de mayo, se realizó una Jornada Nacional de lucha con importantes movilizaciones en distintos puntos del país confluyendo con el paro de los estatales y la CTA-A.

En varias provincias compañeras y compañeros de la CCC salieron a las calles para exigir que la inflación y la crisis no la siga pagando el pueblo, y que la paguen aquellos que se beneficiaron con el gobierno de Macri, aquellos que se beneficiaron con la tragedia de la pandemia y que hoy se benefician con la suba de los alimentos, esa derecha reaccionaria integrada por los monopolios, los terratenientes, los oligarcas, y ese minúsculo grupo de empresarios que responden a las potencias imperialistas y que siguen saqueando nuestro país a costa del sufrimiento de nuestra gente.

Si bien la jornada fue de gran acatamiento nacional con actividades, marchas, movilizaciones, actos y cortes en distintos puntos del país, en CABA se realizó una imponente movilización de los sectores populares y los trabajadores nucleados en la CTA-A, donde la Corriente Clasista y Combativa fue protagonista y desde el mediodía se iba concentrando sobre Avenida 9 de Julio para marchar hacia Plaza de Mayo, donde en frente del Cabildo se montó un escenario en el que la compañera Nené Aguirre, tomó la palabra en representación de la CCC y de quién compartimos sus palabras.


Compartimos la alegría de estar una vez más unidos en las calles, peleando, como siempre tenemos que estar en esta unidad tan preciada.

Hacemos este acto a pocas horas de un nuevo aniversario del 25 de mayo, esa gloriosa insurrección como la llamó Mariano Moreno, con la que nos dimos el propio gobierno y empezamos una larga guerra por la independencia de nuestro país. Un camino en el que juraron que íbamos a ser libres de toda dominación extranjera y en ese camino seguimos hasta hoy.

Éste aniversario de la Revolución de Mayo encuentra a nuestro pueblo en una muy grave situación. Crece la inflación, el hambre y las necesidades. Aparecen algunas changas, algo de trabajo, pero es muy poco en relación a los miles de puestos de trabajos que hoy se necesitan.

La inflación se come los aumentos de salarios conseguidos con tanta lucha en las calles y en las paritarias, así como los aumentos de los planes y las jubilaciones. Estamos pagando 1 kilo de pan a $300, 1 kilo de carne entre $800 y $1000. Nada alcanza… eso es lo que habla de una inflación acumulada del 58% en los últimos 12 meses.

Dicen que es la inflación más alta en los últimos 30 años, por eso crece la demanda en los comedores populares, en los comedores de las barriadas, llega el frío y con la mala alimentación llegan la enfermedades, especialmente de los niños y de los mayores.

En esa situación también avanza la violencia de género, que es una realidad dolorosa, pero plata hay porque son miles de millones de dólares que ingresan por la exportación de granos y de materias primas, ahí viene la discusión: Quién se queda con esa plata?. Son los que la juntaron con Macri, son los que se beneficiaron en la pandemia y hoy son los que se benefician con la inflación y con la crisis, porque como decía Cachorro (Godoy), hay 50 grandes empresas que fijan los precios.

Están las mineras, las petroleras, las agroexportadoras, los bancos, los terratenientes, esos son las que se la siguen llevando en pala, y ese es el sector al que gobierno debe tocar, por eso fue un error político haber dado marcha atrás con las medidas que se tomaron contra Vicentin.

Cuando el gobierno «amagó» con aumentar las retenciones esa derecha que gobernó con el macrismo respondió con el tractorazo en Plaza de Mayo. Y esa derecha de Macri, de Milei, de Larreta, ya anda diciendo su plan económico… y cuál es?. Reforma laboral, reforma previsional, reforma jubilatoria, suspender por un año los convenios colectivos de trabajo, la dolarización de la economía.

Imaginense compañeros a donde van a quedar todos los derechos que conseguimos estos años. Por eso no estuvimos, ni estamos de acuerdo con haber firmado ese acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, y votamos en contra en el Congreso. Porque así se legitimó esa estafa.

45 mil millones de dólares que dió el FMI al gobierno de Macri para que gane las elecciones en el 2019. 45 mil millones de dólares con los que no hicieron ni una calle, ni una salita, ni una escuela, y que se la fugaron los amigos de Macri. Todo ese sector es el que tiene que poner la plata y pagar la crisis.

Este acuerdo nos impone la tremenda inflación y el ajuste que estamos padeciendo, porque las compañeras que tienen las suerte de tener un trabajo, hoy la mayoría cobra un salario miserable. El Salario Mínimo está por debajo de la pobreza, y muchos gremios vienen peleando para que el salario esté a nivel de la canasta familiar.

Sectores como los compañeros del Astillero Río Santiago reclaman ese salario. Los trabajadores de Mondeléz reclaman $160.000 de básico en el camino de conseguir la canasta familiar. Otra gran pelea es NO al Impuesto a las Ganancias, porque el salario no es ganancia, y pase a planta permanente de todos los trabajadores.

Reclamamos el aumento de las jubilaciones y las pensiones, de los planes sociales, así como nuevas altas para los programas nacionales en el camino de conseguir trabajo genuino.

Hacemos este acto a pocas horas del aniversario del 25 de mayo, cómo no vamos a hablar de la soberanía de nuestra patria. Por eso peleamos por la recuperación del Paraná y todas las vías navegables por donde se van parte de nuestras riquezas.

Soberanía para tener una YPF estatal a días de haberse creado hace 100 años.

Compañeras, especialmente en este momento tan difícil las mujeres tenemos un gran desafío, que es la pelea por la unidad, que es impedir que se divida el Encuentro de Mujeres, que desde hace 35 años recorre la Argentina, que es una experiencia única en el mundo. Venimos de grandes conquistas. En pandemia conquistamos la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y la Ley de los 1.000 días. El enorme movimiento de mujeres en la Argentina nos expresamos y nos volcamos a las calles este 8 de marzo con un reclamo común en todo el país: «La deuda es con nosotras, que paguen los que se la fugaron».

Por eso, y porque esa derecha se refriega las manos esperando que este inmenso movimiento de mujeres se divida para sacarnos nuestras conquistas, es que tenemos que pelear por un único Encuentro; mantener su carácter que nos permitió llegar hasta acá, horizontal, plural, federal, democrático, autónomo, autosostenido y autoconvocado.

Y es con esa unidad que vamos a encarar el 3 de junio, donde es un aniversario más de Ni Una Menos, donde reclamamos basta de femicidios, por la Emergencia Nacional en Violencia contra las Mujeres, y por el reconocimiento económico de las trabajadoras en promoción de violencia.

Hacemos este acto cuando se cumplen hoy 24 de mayo, 3 meses del comienzo de la invasión imperialista rusa a Ucrania. El heroico pueblo ucraniano resiste la invasión, mientras los Yankis y la OTAN alimentan la maquinaria de guerra, aumentando los peligros de una tercera guerra mundial. Las mujeres somos las primeras en la pelea por la Paz por eso decimos: «Viva la lucha del heroico pueblo ucraniano, fuera Rusia de Ucrania, fuera los Yankis y la OTAN».

Y en nuestro país compañeras y compañeros, a días de esa pueblada extraordinaria que fue el Cordobazo, vamos a seguir peleando unidos en las calles, para que las trabajadoras, los trabajadores y el pueblo, no sigamos pagando la inflación y la crisis. Que se vaya el Fondo Monetario Internacional de la Argentina, porque como decían los patriotas de Mayo, hoy con más actualidad que nunca: «Ni amo viejo, ni amo nuevo: Ningún Amo!».